654 133 796
Consejos para tolerar la frustración

Consejos para tolerar la frustración

¿Qué es la frustración?  Es una sensación de insatisfacción frente a la imposibilidad de satisfacer un deseo, tiene que ver con la habilidad que tenemos de controlar nuestras emociones y de que estás no tomen posesión de nuestro comportamiento. Nos ayuda a poner en equilibrio lo que sucede en el mundo interno con la estimulación del mundo externo.

Los niños en la actualidad se ven mucho más bombardeados por estimulación de todo tipo, esta estimulación insensibiliza sus sentidos y los hace menos receptivos a captar información menos llamativa, esto entorpece su proceso de aprendizaje y la curiosidad que tienen sobre el entorno más inmediato de manera consiguen lo que quieren sin necesidad de apartar la vista.

La tolerancia frustración es un aprendizaje necesario que se debe de adquirir con ayuda de los adultos, controlar sus deseos es básico para aprender  conservar la calma en momentos de presión, gestionar la ansiedad y la tristeza , ponerse en el lugar de la otra persona, comunicarse, colaborar…

Teniendo en cuenta que el comportamiento que tengamos sobre ellos va facilitar que se frustren más o menos, por ejemplo hacer uso del castigo no es lo mismo que poner límites. Si hacemos demasiado uso del castigo, los niños tendrán más dificultades para gestionar las emociones negativas, tendrán una percepción mala de sí mismos, se sentirán incompetentes y poco merecedores de recompensas, lo cual tolerarán peor la frustración, manejaran con dificultad los celos, la ira, incluso la tristeza.

Si hacemos uso de la recompensa en aquellos comportamientos que queremos que se produzcan, trabajaremos por moldeamiento y aproximación para que se sigan repitiendo los aciertos. Desarrollaremos su sentimiento de eficacia porque prestaremos atención a lo positivo y no a lo negativo de nosotros mismos, afrontaran con menos dificultades las equivocaciones, la soledad, los celos…

Aquí expongo algunos consejos que ayudan a fomentar una mayor tolerancia a la frustración.

¿Qué es la inteligencia emocional?

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional, es la capacidad e gestionar las emociones y regularlas de manera eficaz. Reúne características como la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de posponer las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y por último la capacidad de empatizar con los demás.

Nuestra evolución y nuestra historia nos han condicionado para tener una perspectiva limitada de lo que es la realidad, a menudo deformada y que dificulta la habilidad de relacionarse y comunicarse con las personas que con las que nos vinculamos en el entorno.

La mentalidad del entorno influye a la hora de potenciar habilidades que no consideramos útiles y que pueden introducir cambios beneficiosos en la salud y calidad de vida de las personas. El obstáculo se genera cuando esos cambios se reprimen para no generar nuevas soluciones a los problemas.

La sociedad se transforma en la propia resistencia del cambio, pero asentar eso conocimientos son básicos para ampliar nuestra perspectiva y disminuir los síntomas perjudiciales para la salud que consideramos trastornos psicológicos ya que son un resultado directo de la imperfección de la sociedad que conformamos todos.

Algunas de las competencias de la Inteligencia emocional la visualizo en el esquema inferior,

  • El conocimiento de las propias emociones: la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en el que aparece, constituye la piedra angular de la inteligencia emocional.
  • La capacidad de controlar las emociones: La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos adecuarlos al momento. El autocontrol emocional es la capacidad de demorar la gratificación y sofocar la impulsividad.
  • La capacidad de motivarse a uno mismo: Esta habilidad resulta esencia para mantener la atención, la motivación y la creatividad.
  • El reconocimiento de las emociones ajenas: Las personas empáticas suelen sintonizar con las señales sociales sutiles que indican que necesitan o qué quieren a los demás y esta capacidad las hace más aptas para el desempeño de vocaciones tales como profesiones sanitarias, la docencia….  (Altruismo egoísta)
  • El control de las relaciones: son las habilidades que subyacen a la popularidad, el liderazgo  y la eficacia interpersonal.

 

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y el modo correcto, eso, ciertamente no resulta tan sencillo!”

Aristóteles

Leer más

 

 

El síndrome de Peter Pan

El síndrome de Peter Pan

El Síndorme de Peter Pan representa para muchos jóvenes el problema de crecer o hacerse mayor, el deseo de permanecer siempre libres de responsabilidades y cargas. 

Peter Pan es el conocido personaje de Disney al que todos conocen como el niño que nunca quería crecer, como buen adolescente es un joven, curioso y feliz personaje que perdió a su madre siendo un bebé pero que consiguió vivir en el mundo de nunca jamás, allí puede hacer realidad el sueño de seguir siendo por siempre niño.

Por otro lado es está el villano capitán Garfio, un hombre viejo, solo y acabado que no puede entender el mundo de Peter Pan. La idea de hacerse adulto da vértigo, ya que surgen miedos, el miedo de dejar de ser tan feliz como Peter Pan y/o el  de terminar amargado como el capitán Garfio.

La visión de Peter Pan desde luego es difícil de abandonar, a veces sentimos la nostagia de las vivencias y las sensaciones de libertad sin límite, sufrir la carga o el peso de ser adultos a veces conlleva sentirse anulado o prisionero por las responsabilidades. Sin embargo no siempre consiste en verlo blanco o negro, hay matices grises que no apreciamos  y los obviamos  por completo. ¿No dependerá del tipo de  responsabilidad y cómo las llevemos a cabo para obtener un beneficio lo suficientemente importante para sentir que estamos evolucionando y no hemos perdido las sensaciones de nuestra infancia?

Según la teoría del desarrollo moral de Lawrence Kohlberg, plantea que existen etapas diferenciadas del desarrollo que van asociadas a una edad cronológica según se consigan integrar ciertas destrezas y habilidades  existe mayor o menor seguridad a la hora de afrontar las exigencias y responsabilidades del entorno. Dependiendo de como se afronten esas exigencias el niño, el adolescente o incluso el adulto estará más centrado en sus propias necesidades (egoísta) y tendrá más o menos dificultades para controlar sus impulsos.

A medida que el niño/a crece comenzará a dar mayor importancia al colectivo, le empezará a importar la opinión externa, tanto es así que puede desvincularse por completo de sus propias necesidades. Surge a menudo en la adolescencia, por la necesidad que existe de sentirse querido por el círculo de iguales.

La última etapa que cumple con el final del desarrollo, cumpliría con un periodo madurativo completo como la posibilidad de trascender las normas, esta posibilidad es superior  a las necesidades propias o incluso del entorno inmediato, tienen como referencia principios morales propios, a pesar de no tener por qué coincidir con las normas establecidas, se apoyan tanto en valores colectivos como en libertades individuales, no en exclusivamente en el propio interés.

La curiosidad por aprender es una característica innata en el ser humano, nos permite adaptarnos a un entorno cambiante. Durante la niñez se adquieren rápidamente aprendizajes por ensayo y error, sin temor a saber cual será el resultado. En el momento en el que los recursos son insuficientes para abordar la tarea,  surgen los bloqueos y los comportamientos evitativos. “No soy capaz de hacerlo”.

La habilidad o la capacidad para afrontar la tarea  con  seguridad y el sentimiento competencia disminuye y comienzan  las dificultades de  tolerancia a la frustración. El deber de los padres es ofrecer la seguridad que necesitan los niños para sentirse competentes realizando tareas, facilitando y reforzando los resultados hasta cumplir los objetivos correspondientes.

Peter Pan perdió a su madre siendo un bebé, nadie le enseño a ser responsable, por lo que decidió seguir siendo un niño para siempre. Otras circunstancias familiares que pueden condicionar este síndrome es una sobreprotección y excesivo cuidado, lo que genere una baja tolerancia a lo frustración y la constante evitación de situaciones estresantes y/o  incentivar comportamientos que no pongan límite a los comportamientos impulsivos.

El síndrome de Peter Pan se caracteriza por  comportamientos como la exigencia externa por cubrir sus necesidades y caprichos, intolerancia a la crítica, dificultades para relacionarse con otras personas de la misma edad, irresponsabilidad o falta de compromiso consigo mismo o con los demás, más atento a sus propias necesidades (narcisista)  que a las los demás (falta de empatía), soledad o aislamiento, conflictos sexuales, machismo.

La mejor manera de llevar la intervención es que el jóven asuma sus limitaciones, afronte situaciones que le supongan cierto grado de estrés para poder tolerar la frustración y desempeñar funciones que le hagan sentirse competente y responsable. Lo más importante que hay que recordar  que :

“Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres” “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida.” Pitagoras. 

 

 

La historia del leñador

La historia del leñador

La historia del leñador para mí representa muy bien como funciona la sociedad en muchos sentidos, es el lastre con el que llevamos cargando durante generaciones y del que resulta difícil deshacernos. Siempre me han llamado la atención ciertas costumbres o ciertos hábitos en el ser humano, somos seres de costumbres y  el peligro de las costumbres  es que nos acaben saboteando. 

La intensidad por la que trabajamos para las cosas a menudo no es suficiente y los resultados son son los que esperamos, necesitamos aprender a esperar y tener paciencia. No siempre resulta sencillo dado que aún tenemos guardado en nuestra memoria las costumbres de nuestros abuelos, una generación que debía sacrificar su vida para dar de comer a los suyos.

Nuestros padres se acuerdan  de nuestros abuelos y piensan que debemos trabajar intensamente como hicieron ellos, sin embargo, olvidan que vivimos tiempos de transformación. Para adaptarnos no sirve solo trabajar intensamente, es importante cambiar de hábitos. Para adaptarse a los tiempos modernos,  hay que privarse muchos estímulos que nos desorientan y vivir en reposo algún tiempo, ese reposo puede resultar doloroso, puede que tengamos que ser conscientes de muchas limitaciones, puede que quizá perdamos personas, quizá nos acabemos aislando. Esto forma parte del proceso de transformación  y adaptación a un un entorno cambiante.

Para no pasar por esto continuamente es importante cambiar estos hábitos desde la base, desde que somos pequeños, asumir responsabilidades que desarrollen en nosotros la confianza básica necesaria, ser responsables de otros, aprender a comunicarnos, resolver conflictos, desarrollar la iniciativa, tomar decisiones. El propio sistema educativo necesita encargarse de fomentar estas áreas y a menudo es el causante que frena este desarrollo.

Me gustaría exponer una historia que es muy representativa del comportamiento humano en muchas situaciones.

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en un aserradero. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; por lo tanto, el leñador se decidió practicar toda su experiencia.
El primer día al presentarse al capataz, éste le dio un hacha y le designó una zona de trabajo. El hombre entusiasmado salió al bosque y en un solo día cortó dieciocho árboles.

-Te felicito, le dijo el capataz; sigue así.Animado por las palabras del capataz, decidió mejorar su propia marca, de tal modo que esa noche se fue a descansar bien temprano.
Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.
Triste por el poco rendimiento, pensó que tal vez debería descansar más tiempo así que esa noche decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a superar su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día sólo corto diez.
Al día siguiente fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo sólo cortó dos. No podía entender que le sucedía ya que físicamente se encontraba perfectamente, como el primer día.
Cansado y por respeto a quienes le habían ofrecido el trabajo, decidió presentar su renuncia, por lo que se dirigió al capataz al que le dijo:
-Señor, no sé que me pasa, ni tampoco entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo.
El capataz, un hombre muy sabio, le preguntó:
-¿Cuándo afilaste tu hacha la última vez?
-¿Afilar? Jamás lo he hecho, no tenía tiempo de afilar mi hacha, no podía perder tiempo en eso, estaba muy ocupado cortando árboles.
Siguiendo los consejos del capataz, el leñador, entre árbol y árbol, empezó a tomarse su tiempo para afilar el hacha; de esa manera pudo duplicar la tala de árboles.

Moraleja, no olvides parar un momento y pensar de qué recursos dispones y cómo cuidar de ellos para aguantar. Date tiempo, ten paciencia, piensa en como ahorrar recursos. Llegar a la luna no sirve, si la nave no tiene combustible para llegar.
#cuidate

Más información

¿Que es la autoestima? ¿Porque es importante conocerse?

¿Que es? ¿Porqué es importante trabajar la autoestima para conseguir el éxito de los objetivos que nos hemos marcado?

La autoestima, es la idea basada en conceptos que nos hacer tener una idea aproximada de quienes somos sumado al componente positivo o negativo que nos de más o menos valor en relación con los demás. Se constituye por percepciones, pensamientos, sentimientos en relacionados con la imagen que tenemos de nosotros mismos y nuestras competencias.

El hecho de tener baja autoestima puede estar condicionado por ideas del pasado que condicionan nuestro comportamiento en el presente y nos impidan conseguir el éxito de los objetivos que nos hemos marcado. Estas ideas pueden erróneas por lo general basadas en obstáculos que no superamos y que en el presente nos obligan a centrar nuestra atención en los aspectos negativos, obviando los positivos.

En cada cultura es diferente, por ejemplo para los japoneses es muy importante sentir que  formas parte del grupo y que desempeñas un función social como núcleo alrededor del cual se organizan el trabajo y la vida, el comportamiento individual debería ser educado y apropiado para fomentar la cooperación dentro del grupo. Si este propósito no se cumple, no mereces respeto u honor. Siguen un rígida disciplina basada en valores y la jerarquía de mando.

Más de uno sentiría que no funcionaría dentro del sistema y el modo de vida japónes, lo que en el propio Japón hay una alta tasa de suicidios debido a la alta exigencia y el número de requisitos. Sin embargo en otros lugares del mundo el esquema de funcionamiento es totalmente opuesto aligerando el sentimiento de culpa que podamos tener por no estar a la altura.

Vease Australia, consiste estar relajado y sin preocupaciones. Esta actitud es generalmente conocida como “laid-back attitude”. Pero no creáis que esto tiene algo que ver con la poca motivación. Nada más lejos de la realidad. Los australianos llegan a trabajar entre 40 y 44 horas semanales a pesar de que su jornada laboral a tiempo completo es de 38 horas. 

De ahí que las variaciones que podamos experimentar trasladándonos de un lugar a otro pueda ampliar la perspectiva que tengamos de mundo y de nosotros mismos.

Consejos para fomentar la baja autoestima.

  1. Dejar de castigarse por los propios errores.
  2. Conseguir un espacio personal en el que no influyan personas tóxicas o personas del entorno que alteren la estabilidad persona.
  3. Averiguar que errores basados en creencias que forman parte de nuestra experiencias están interfiriendo en nuestra visión del mundo.
  4. Soltar lastres inservibles, personas, situaciones, hábitos.
  5. Conocer nuestros puntos fuertes y nuestras limitaciones.
  6. Buscar cambios que pongan a prueba nuestras capacidades.

 

(Aquí os dejo un vídeo de mi canal en el que explico más detalladamente cada idea o consejo)

 

 

Más información

4 motivos para no hacer uso del Castigo

4 motivos para no hacer uso del Castigo

Cuatro motivos para NO hacer uso del castigo

El castigo es utilizado de una manera amplia por parte de los padres, esto es  porque tiene un efecto inmediato sobre la conducta de los niños.

Además este éxito aparente y momentáneo logrado sobre la conducta del niños, refuerza, por su parte la conducta por la que se aplica el castigo. Sin embargo, ¿ Por qué motivo NO es conveniente hacer uso del castigo en el niño?

#castigo, #indefensionaprendida, #agresividad, #educación

 

El castigo es utilizado de una manera amplia por parte de los padres, esto es  porque tiene un efecto inmediato sobre la conducta de los niños.

 

Más información