654 133 796

A lo largo del desarrollo infantil se producen muchos aprendizajes y no todos  aportan lo que verdaderamente queremos que llegue a formar parte de su personalidad.Son probablemente las lecciones  que nosotros como adultos escuchamos cuando eramos niños, que normalizamos y ante las que nos insensibilizamos.

En la actualidad y debido al ritmo frenético en el que nos vemos inversos, la sociedad del bienestar y la satisfacción inmediata, la era de los medios y la tecnología ofrece una cantidad de recursos ilimitada que hay que aprender a seleccionar, se necesitan de las buenas influencias para saber que tipo de información quieren seleccionar, porque siempre tendrán a mano multitud de modelos a los que parecerse porque son admirados, porque son exitosos, porque parecen tener todo lo que quieren. Nuestra obligación es la de ofrecerles verdaderos modelos de referencia que les enseñen más allá de simples estándares

Nuestra misión es la de que se sientan seguros de su identidad, que no se desencaminen, que hagan frente a los obstáculos ya que por lo contrario les toca atravesar  duros caminos  frustración, de insatisfacción y materialismo. Debemos de tener cuidado porque  nuestra propia insatisfacción personal, puede alterar el entusiasmo con el que necesitan seguir explorando su entorno. Su naturaleza es la de aprender y que se sientan seguros de alcanzar los objetivos progresivos que les depara la vida.

Hay quienes se resisten ante las enseñanzas que les transmitimos, por lo que acabamos asumiendo que son chicos y chicas conflictivos. Por otro lado hay que tener en cuenta el estado de vulnerabilidad en el que se encuentran, si han sufrido decepciones, si han tenido dificultades, hay que tener en cuenta que en esos casos los niños o y los adolescentes no racionalizan tan fácilmente las cosas. La enseñanzas que amenazan, imponen o comparan pueden hundir aún más su autoestima. En este proceso hay que ayudarles para que  focalicen su atención en los aspectos que les hacen fuertes, capaces y libres.

Algunas de esas enseñanzas son las siguientes:

– Mientras vivas en esta casa harás lo que yo digo. (Sumisión) -Si queremos que tengan iniciativa para que hagan cosas por sí solos, no debemos oprimirlos. Resulta complicado que tomen sus propias decisiones, cuando les frenamos con autoridad. Siempre es una mejor opción negociar con ellos las condiciones, darles la responsabilidad de que vean que es lo mejor para ellos, hará al mismo tiempo que se sientan más adultos.

– Te lo dije. (Inseguridad, Culpa) -Los niños tienen que aprender de sus errores, no lo harán bien a la primera, puede que tampoco a la segunda. Lo que demostraremos de esta manera es que tenemos que quedar por encima de ellos, sin aportar en realidad ninguna enseñanza.

– Si no estudias, nunca vas a aprobar/nunca vas a ser nadie en la vida. (Miedo al fracaso, miedo al éxito) -Lo que tenemos como objetivo es fomentar un hábito, puede que acabe creando más rechazo, frustración y comportamientos  de evitación. Al ser una tarea que le cuesta trabajo realizar. Mejor realizar una progresiva programación, recompensar esfuerzos e intervenir o ayudar en las dificultades.

– No toques eso, lo vas a romper. No te tires al suelo que te vas a ensuciar. Te vas a caer. Te vas a enfermar (Perfeccionismo, miedo a enfermar, inseguridad, ansiedad)-No confundir con poner límites. Por otro lado si queremos que los niños conozcan su mundo, que aprendan cuando se equivocan, les tenemos que dar cierto margen para que lo hagan y posiblemente manejar nuestra propia ansiedad para no perjudiciales.

– Quien quiere algo, algo le cuesta. (Perfeccionismo, frustraccion) -Es una idea que puede sugerir esfuerzo, algo que no resulta un problema. El problema es cuando damos por hecho que los niños no saben lo que es el esfuerzo, por el contrario, los niños saben perfectamente lo que es querer hacer bien las cosas para que sus padres se sientan orgullos de ellos, hasta que las circunstancias les superan.

– ¿Te crees más listo que yo? (Sumisión) – No es un problema que los niños sientan que saben cosas, no es un problema que se sientan inteligentes, necesitan sentir que tienen conocimientos y habilidades para verse capaces y superar los obstáculos.

– Tienes que aprender de tu hermano, mira que bueno es. (Comparación)- Este es el llamado efecto Pigmalión, sobre todo  hermanos, ya que  tienden a diferenciarse. La comparación no fomenta que ellos puedan verse únicos, sino que se ven en la obligación de parecerse a alguien y fomenta la necesidad de competir con el otro. Por otro lado, si lo que se está diciendo es que mi hermano es bueno, yo debo de ser el malo.

– Deja de llorar, tienes que ser fuerte. (Insensibilidad, dificultades para expresar sentimientos)- Si se abusa de esta enseñanza, puede ser un problema que dificulte comunicarse con otros, pedir ayuda y empatizar.

– Eres un mentiroso. (Etiqueta). Normalmente se hace uso de la mentira para aprender a hacer uso del lenguaje a edades tempranas, lo que a edades posteriores termina por desaparecer si nosotros no le damos la mayor importancia. Posteriormente cuando las mentiras se mantienen es porque quieren evitar consecuencias negativas ellos, lo que a la larga se acaba convirtiendo un hábito difícil de cambiar. Lo importante en estos casos es evitar que se sientan amenazados.

– Qué torpe eres, mira lo que has hecho. Venga, date prisa, que lento eres. No te vistas así, pareces un mendigo/pareces una cualquiera. Eres un vago/a te tiras el día en tu cuarto sin hacer nada. (Etiqueta, Inseguridad y culpa)- Lo malo de las etiquetas, es que acaban confundiendo la identidad del/la joven. Lo que de primeras causa rechazo, en el futuro  pueden acabar pensando que son así, sobre todo cuando atraviesan dificultades, lo que les sume en un estado de vulnerabilidad y desarraigo que puede tener importantes comportamientos de riesgo.

De ahí que seamos seres sociales y que cuando se atraviesan importantes dificultades, lo mejor es haya personas que les recuerden quien son y lo que valen por lo que hacen, por lo que eligen, por las destrezas que desarrollan.

Leer más