654 133 796

¿Qué es la frustración?  Es una sensación de insatisfacción frente a la imposibilidad de satisfacer un deseo, tiene que ver con la habilidad que tenemos de controlar nuestras emociones y de que estás no tomen posesión de nuestro comportamiento. Nos ayuda a poner en equilibrio lo que sucede en el mundo interno con la estimulación del mundo externo.

Los niños en la actualidad se ven mucho más bombardeados por estimulación de todo tipo, esta estimulación insensibiliza sus sentidos y los hace menos receptivos a captar información menos llamativa, esto entorpece su proceso de aprendizaje y la curiosidad que tienen sobre el entorno más inmediato de manera consiguen lo que quieren sin necesidad de apartar la vista.

La tolerancia frustración es un aprendizaje necesario que se debe de adquirir con ayuda de los adultos, controlar sus deseos es básico para aprender  conservar la calma en momentos de presión, gestionar la ansiedad y la tristeza , ponerse en el lugar de la otra persona, comunicarse, colaborar…

Teniendo en cuenta que el comportamiento que tengamos sobre ellos va facilitar que se frustren más o menos, por ejemplo hacer uso del castigo no es lo mismo que poner límites. Si hacemos demasiado uso del castigo, los niños tendrán más dificultades para gestionar las emociones negativas, tendrán una percepción mala de sí mismos, se sentirán incompetentes y poco merecedores de recompensas, lo cual tolerarán peor la frustración, manejaran con dificultad los celos, la ira, incluso la tristeza.

Si hacemos uso de la recompensa en aquellos comportamientos que queremos que se produzcan, trabajaremos por moldeamiento y aproximación para que se sigan repitiendo los aciertos. Desarrollaremos su sentimiento de eficacia porque prestaremos atención a lo positivo y no a lo negativo de nosotros mismos, afrontaran con menos dificultades las equivocaciones, la soledad, los celos…

Aquí expongo algunos consejos que ayudan a fomentar una mayor tolerancia a la frustración.