654 133 796

La satisfacción parece imposible cuando buscamos saciar a toda costa la necesidad de nuestros impulsos, sucede en las adicciones y en los comportamientos compulsivos que generan frustración cuando ansiamos algo a toda costa, pero por mucho que hagamos es imposible saciar la necesidad que nos genera.

La fantasía humana rebasa siempre la utilidad, sobre todo utilidad del otro, y conduce a una satisfacción cada vez más subjetiva y fantástica (hasta desembocar en parafilias, sobre todo en contra de cualquier compromiso y tratando de arrogarse a una libertad ilimitada, en contra del más débil, que tiende a ser convertido en mero “objeto” gratificante, sin derechos y siempre a disposición de los gustos y las fantasías del más fuerte.

Cuando el dominante se ve sin límites impuestos parece perder la racionalidad e incluso la apreciación objetiva, a largo plazo, de lo que a él y al pueblo le conviene, y acaba sucumbiendo a las demasías de la fantasía, ya sea en el culto a la personalidad, en la tendencia a enriquecer su patrimonio privado, en el favoritismo injusto en beneficio de quienes le caen mejor 

Luis Cecilio “Sexo, comunicación y símbolo” Pag. 50

A medida que crecen los niños aprenden  a perder privilegios, sin embargo antes de eso la vulnerabilidad de un bebé significa cubrir unas necesidades básicas, es realmente doloroso sentir constantemente el  deseo de saciarse, necesitar a otros inhibe la capacidad de necesitarse a sí mismo. A medida que se desarrolla el niño/a va adquiriendo aprendizajes que le ayudan a desenvolverse,  esto  ayuda a ganar confianza básica para desempeñar funciones y desarrollarse con normalidad.  De la misma manera en el proceso normal de aprendizaje aprende  controlar sus impulsos para no anteponer sus necesidades a las de los demás.  Por lo tanto,  no dar el caramelo, no significa odiar a quien no te lo da, sino aprender a regular una emoción para quitarle importancia y llegar a un acuerdo justo para ambas partes.

Lo duro de la vida es aprender de la dificultad, el conflicto o el abandono esto  indica que lo importante es darse cuenta que no siempre voy a tener el caramelo y que no lo voy a conseguir  hasta que no exista un equilibrio  con el tiempo hay que aprender que  el amor sano es un amor  sin dependencias, sin inseguridades, con libertad.

Resulta que la vida se transforma, es difícil encajar las costumbres pasadas con las actuales, las enseñanzas y la educación no siempre han sido las más adecuadas  ya sea por exceso o por defecto y  para los tiempos que vivimos en la actualidad vivimos desadaptados, sin conocimiento de lo que sucede, sin referencia. Buscar el conocimiento es la eterna lucha del hombre en este proceso, sin embargo  no podemos esperar que las cosas cambien entorno a nosotros, nosotros somos nos  tenemos que adaptar al entorno y enfrentarnos a los aprendizajes que están entorpeciendo nuestro avance si queremos sobrevivir. Así funciona la evolución.

El recuerdo de situaciones vividas que no superamos o que no aprendimos a regular, nos hacen sentirnos inseguros e incapaces a la hora ce corregir errores que se repiten constantemente. Sin embargo ya no somos niños, somos adultos que con conciencia, somos capaces de afrontar cualquier obstáculo si lo admitimos y le echamos agallas.

Transformarse significa afrontar la vida con sus pros y sus contras, ver cada situación como una oportunidad y no como un problema o  ataque personal. Porque  las condiciones adversas existen para todos, el fracaso, el dolor, la soledad. Lo realmente difícil de todo esto no es el sufrimiento en si, sino perder  los “privilegios”  correspondientes  para madurar y transformarnos en una identidad que podamos reconocer. Estos privilegios son  lastres que sacian el deseo que no hemos aprendido a superar, no solo no  aguantamos la tentación de renunciar al caramelo, sino que además lo arrancamos a la fuerza, retrocedemos a una temprana infancia en la que nos sentimos cómodos  esto tiene como consecuencia engrandecer el egoísmo y el deseo de ser atendido,  pero además poseer control sobre los demás para ser querids, de esta manera perdemos autonomía, perdemos el control, pero sobre todo  todo, perdemos la libertad.

Leer más