654 133 796

El lenguaje es la herramienta que da forma a la sociedad, si estás a disgusto con la sociedad quizá tenga algo que ver la manera que tenemos de comunicarnos o quizá es porque hay un momento a lo largo de la vida que ha impedido comunicarte y realmente no es el mundo sino tú el que tienes un problema para comunicarte, no pasa nada, hay que aprender a aceptarlo e ir progresivamente quitando importancia para mejorar . Puede ser un poco de ambas, en cualquier caso tenemos necesidad de sobrevivir y para nuestra especie comunicarse es una necesidad esencial.

Podemos ser conscientes de la importancia que tiene el lenguaje en la vida del ser humano, podemos ser conscientes de las dificultades que puede atravesar un niño que tiene problemas en la comprensión del significado de las palabras y el uso que se hace de ellas , lo que supone incapacidad para entender el mundo que le rodea lo qué es bueno y qué es malo , en la propia capacidad de expresar para causar el impacto deseado en el entorno , dificultades para identificar sus emociones, incapacidad para regularse, dificultad para entender a otros (empatía) y el desarrollo habilidades sociales que les permitan comunicarse y respetar la convivencia con otros.

¿No habéis soñado alguna vez con la posibilidad de quedaros sin voz?, lo que decimos o cómo lo decimos, es una importante seña de identidad de lo que somos. ¿Sino hablamos, dejaríamos de ser lo que somos?. Sino hablamos quizá seamos conscientes de muchas otras cosas hasta el punto de que el silencio fuera insoportable. Quizá la tecnología nos ayudaría más en el propósito de llevar la rutina diaria. Pero ¿Cómo nos comunicaríamos con nuestros amigos, nuestro jefe, nuestra madre, nuestra pareja y nuestros hijos?.

¿Seriamos más afectuosos, empezaríamos una guerra, nos extinguiríamos? No lo sabemos ¿Volveríamos a un estado de nueva supervivencia en el que el silencio reinaría y confiaríamos en nuestras sensaciones e intuiciones? Tampoco lo sabemos.

¿No os habéis preguntado nunca porque hay personas que se comunican de forma diferente a otras?, ¿porqué hay personas que por mucho que intenten, no terminan de conectar con otras?. ¿Qué es lo que les hace diferentes para no llegar a un grado de entendimiento?, ¿El miedo de sentirse rechazado puede ser un motivo de peso?, los niños antes de empezar a categorizar no hacen las diferenciaciones que hacemos los adultos para relacionarnos. La otra posibilidad es la rigidez emocional, no estar acostumbrado a los cambios, de manera que una situación novedosa sea demasiado excitante para enfrentarse a ella, por otro lado, ambas opciones pueden darse al mismo tiempo.

A donde quiero llegar con todo esto, hay maneras diferentes de comunicarse y el entendimiento común es difícil cuando tenemos ideas preconcebidas a veces están en relación con la incapacidad de asumir ciertas responsabilidades emocionales, de entendimiento, de cuidado y de respeto. Nuestro ego afirma una verdad sobre nosotros y sobre lo que decimos o expresamos para protegerse de miedo, mientras que la razón nos hace dudar sobre nuestros argumentos y sobre los de otros, la capacidad de comunicarse con otros no deja de ser subjetiva, tiene más que ver con el conocimiento de lo que nos limita y de lo que nos da fuerza, el hecho de profundizar sobre nosotros vernos en situaciones novedosas nos capacita para atender a diferentes puntos de vista que nos hagan salir del desconocimiento y afrontar el miedo.

El miedo en la comunicación puede convertirse en una sensación angustiante y aterradora de no poder compartir con otros pensamientos, ideas o emociones. Somos seres sociales y el vínculo comunicativo con el otro evolutivamente es necesario para un desarrollo saludable. Cuando algo amenaza nuestra seguridad de comunicarnos utilizamos e incorporamos los llamados mecanismos de defensa, tenemos la capacidad de a hacer interpretaciones de lo que nos rodea para sobrevivir, nos protegernos cuando aparece la sensación de angustia que pone en duda lo que somos. Es la marca psíquica que rompe con nuevas estrategias alternativas, algunas pueden ser positivas, otras pueden ser positivas durante un tiempo, otras distorsionan la capacidad de comunicar, de manera que nos comuniquemos de manera contraria a la ética o a la moral pero las vemos necesarias para tener el control y adaptarnos a la situación concreta, es el resultado de dar una respuesta ante una situación amenazante, aunque tenga que olvidar la parte de lo que soy, parte de lo que yo necesito y de lo que necesitan otros.

En cualquier caso mediante la capacidad de expresar y comunicar podemos reflejar nuestra realidad más de lo que nos imaginamos. Y si dialogamos en profundidad podemos descubrir de nosotros maravillas o sombras y miedos que siguen acechando ocultos, inconscientes, que no siempre son tolerados pero que despuntan discreta y sutilmente. En muchos casos son el motivo de la falta de comunicación.

Según la PNL (Programación Neurolinguística) Resulta que la percepción del mundo a través de nuestros sentidos tiene mucho que ver, (cómo oímos, cómo vemos, cómo tocamos…). Para un bebé todo son sensaciones que se perciben y se procesan en relación con la historia de desarrollo que ha tenido hasta el momento, cual ha sido su funcionamiento motriz, cuando empezó a andar y a decir sus primera palabras. La integración de esas percepciones con un sentido emocional y social, en relación con situaciones determinadas empiezan a dar forma a una realidad subjetiva en el individuo. Hay una cantidad de variables que influyen en el comportamiento del niño/ a a medida que el desarrollo se adapte a las exigencias del entorno este entrará más en sintonía con lo que el mundo o su entorno más cercano espera de él, si el desarrollo esta desajustado por cualquier motivo puede acabar padeciendo este tipo angustia desadaptativa que se expresará mediante cólera desproporcionada, frustración acentúada y/o pasividad, al igual que si el entorno más cercano está desajustado, puede dar lugar a estas mismas respuestas.

Los niños/as viven en un terreno más hostil de lo que nos imaginamos, les cuesta razonar más las emociones, se sienten más expuestos que nosotros frente a las amenazas y la norma impuesta desde fuera. No son totalmente capaces de regular su inquietud y lo mejor de todo es que para regular la inquetud hay que inquieto. Por otro lado se necesita de la concentración como aspecto autoregulador para aprender a prestar atención a los detalles durante el aprendizaje y para controlar las emociones y desarrollar herramientas de convivencia con otros. Se pretende por tanto la permanencia en la tarea, para ello estimular mediante la acción conjunta del juego y el aprendizaje , trabajar con actividades diversas, estimular diferentes maneras de comunicarse, en entornos y con personas diferentes. Se amplia la percepción del mundo creando una noción más segura de sí mismo, desaparece el miedo a lo desconocido y se estimula la capacidad de querer aprender relacionándose con otros.

Los límites siguen dando forma al proceso de madurez, estos límites de tienen que dar de forma coherente sin poner en duda la habilidad del niño de conseguir sus objetivos. Sino estos límites reprimen emociones que se trasforman en culpa y el desarrollo de una identidad incapaz de resolver problemas o tomar decisiones debido a un exceso autoridad que les impide comunicarse..

En cualquier caso, todos hemos tenido dificultades de comunicación en algún momento, si no es en el lugar de origen, se puede dar perfectamente el el extranjero en un lugar donde se desconoce el idioma y aún así siempre buscamos herramientas alternativas de comunicación que permiten captar el mensaje. Y eso es lo que que no hay que perder la flexibilidad comunicativa y experimentar las emociones para aprender a comunicarlas.

Pero el comportamiento en el ser humano es a veces una defensa una forma de ocultar los motivos y los pensamientos y el lenguaje puede ser una manera de ocultar los pensamientos la prevención de la comunicación. Abraham Maslow