654 133 796

La inteligencia emocional, es la capacidad e gestionar las emociones y regularlas de manera eficaz. Reúne características como la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de posponer las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y por último la capacidad de empatizar con los demás.

Nuestra evolución y nuestra historia nos han condicionado para tener una perspectiva limitada de lo que es la realidad, a menudo deformada y que dificulta la habilidad de relacionarse y comunicarse con las personas que con las que nos vinculamos en el entorno.

La mentalidad del entorno influye a la hora de potenciar habilidades que no consideramos útiles y que pueden introducir cambios beneficiosos en la salud y calidad de vida de las personas. El obstáculo se genera cuando esos cambios se reprimen para no generar nuevas soluciones a los problemas.

La sociedad se transforma en la propia resistencia del cambio, pero asentar eso conocimientos son básicos para ampliar nuestra perspectiva y disminuir los síntomas perjudiciales para la salud que consideramos trastornos psicológicos ya que son un resultado directo de la imperfección de la sociedad que conformamos todos.

Algunas de las competencias de la Inteligencia emocional la visualizo en el esquema inferior,

  • El conocimiento de las propias emociones: la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en el que aparece, constituye la piedra angular de la inteligencia emocional.
  • La capacidad de controlar las emociones: La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos adecuarlos al momento. El autocontrol emocional es la capacidad de demorar la gratificación y sofocar la impulsividad.
  • La capacidad de motivarse a uno mismo: Esta habilidad resulta esencia para mantener la atención, la motivación y la creatividad.
  • El reconocimiento de las emociones ajenas: Las personas empáticas suelen sintonizar con las señales sociales sutiles que indican que necesitan o qué quieren a los demás y esta capacidad las hace más aptas para el desempeño de vocaciones tales como profesiones sanitarias, la docencia….  (Altruismo egoísta)
  • El control de las relaciones: son las habilidades que subyacen a la popularidad, el liderazgo  y la eficacia interpersonal.

 

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y el modo correcto, eso, ciertamente no resulta tan sencillo!”

Aristóteles

Leer más